Hermosillo Rembaud – Renacer surrealista


Rogelio Hermosillo Rembaud, pintor autodidacta, nació en Chihuahua, Chih. en el año de 1934.

Desde corta edad comenzó a mostrar su interés por el arte, a la edad de 20 años.

El prefacio del libro homónimo del pintor escrito por Don Silvano Barba, nos explica con claridad el alma de la obra de Hermosillo:

“Rogelio Hermosillo Rembaud, artista de gran sencillez y clara vocación humanista. que en cincuenta y siete años de ininterrumpida actividad pictórica, ha alcanzado su madurez creativa, expresa este misticismo sin límite en la forma, dimensión, textura y colorido, alcanzando un realismo que lleva, con un sentido mágico, al encuentro del semejante, consigo mismo y con la naturaleza que lo rodea.

Su sensible percepción de la delicadeza femenina y la belleza, así como de la sabiduría y temple del hombre viejo, le lleva a inspirarse, en los albores de su obra, en los grandes maestros del Renacimiento y en los de la escuela Holandesa y Flamenca del siglo XVI, de quienes toma la concepción cándida y natural de la mujer, mezclada con suaves formas sensuales y la expresión de la fuerza interior que domina el rostro del hombre maduro.

Con gran maestría, ha desarrollado una técnica totalmente exclusiva, por medio de la cual, en base a la combinación de acrílicos y tierras aglutinantes, logra una amplia variedad de texturas y efectos, entre los que sobresale el craquelado, obteniendo de esta manera, una atmósfera de carácter intemporal…

La calidad expresiva que este artista sabe dar a sus obras, el dominio de los colores, la plástica imaginativa y su brillante conceptualización, hacen de Hermosillo Rembaud el más destacado pintor mexicano del realismo mágico de nuestro tiempo.”

Las influencias del renacimiento y de la escuela holandesa se dejan ver en el ritmo con el que afronta al lienzo y encuentra en esa fuerza la creación de sus personajes, convirtiendo cada cuadro en un completo diálogo con cada uno de ellos para crear su propio estilo.

Su gran destreza en el manejo del color le permite crear atmósferas precisas que parecen desafiar la mente de quien lo mira, invitando sin límites a introducirse de lleno en la psique de sus personajes, logrando que con cada ambiente cuenten su propia historia.

Un pintor inigualable que no sólo ofrece su universo, sino que en cada cuadro nos hace pensar inevitablemente, ¿Quiénes somos?.

 

Previous El último Da Vinci hace historia
Next Hotel Feigeist Göttingen